jueves, 9 de diciembre de 2010

“ LA EDUCACIÓN EN LA VENEZUELA SOCIALISTA”

El 15 de Agosto del 2009 fue publicada en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela la Ley Orgánica de Educación, la misma plantea en su primer artículo: “La presente Ley tiene por objeto desarrollar los principios y valores rectores, derechos, garantías y deberes en educación, que asume el Estado como función indeclinable y de máximo interés, de acuerdo con los principios constitucionales y orientada por valores ético humanistas para la transformación social….” El aporte de las misiones sociales Robinson, Ribas y Sucre es incuestionable, Sin embargo, el estado venezolano asume con rigor el deber de adaptar la educación en todos sus ámbitos, al proceso revolucionario que atraviesa el país.

La necesidad de realizar una reforma en el sistema educativo mediante la citada Ley es congruente con el proceso de transición hacia el Socialismo destinado a evitar la exclusión ominosa del sistema educativo de sectores de la población venezolana, históricamente desplazados y ofrecer a todos los ciudadanos de nuestra sociedad, iguales derechos para incursionar en cada uno de los niveles de educación, independientemente de su procedencia social, cultural, credo religioso o lugar donde viva.

La Educación no ha sido, ni será nunca neutra, ya Albert Einstein lo advierte magistralmente en su artículo ¿Por qué el Socialismo? En el se refiere a la amputación de la conciencia social del individuo como el peor mal del capitalismo, hecho éste que encuentra la complicidad de una educación donde se promueve exacerbadamente el individualismo en detrimento del colectivismo que debe privar en las comunidades humanas, en función de un verdadero bienestar para todos y no de unos pocos favorecidos, que al final son los que tienen acceso a un conocimiento que convive y está al servicio de la generación de riquezas materiales en el entorno de las sociedades de consumo.

Se alimenta una competitividad exagerada entre los estudiantes, los cuales son preparados para adorar el éxito codicioso como el principal fin de su carrera, ante esta aberrante enajenación de valores humanos uno de los principales científicos de la era moderna plantea una solución que leída seis décadas después nos deja sorprendidos por su total vigencia “Estoy convencido de que hay solamente un camino para eliminar estos graves males, el establecimiento de una economía socialista, acompañado por un sistema educativo orientado hacia metas sociales” Es evidente que no es posible construir el socialismo si existe un divorcio entre el discurso político, el tipo de economía imperante en la sociedad y el sistema educacional vigente.

Los logros de la Revolución Bolivariana son conocidos por el gran alcance de las misiones sociales antes mencionadas, con la alfabetización dos millones de venezolanos y rescatando 400 000 jóvenes perdidos anteriormente en los vaivenes de la discriminación, para incorporarlos a los estudios universitarios, sin embargo, para no caer en dogmas, no podemos ocultar las desventajas de presentar un sistema educacional heterogéneo marcado por la presencia de colegios públicos y privados, así como la angustia de los padres ante el inicio cada curso escolar tratando de conseguir el dinero para los materiales de estudio, estos últimos nunca son utilizados en su totalidad por los educandos, unido a lo anterior está la presencia de universidades cuyos proyectos sociales son clasistas y colocan barreras a los estudiantes que provienen de centros de enseñanzas del Estado, un ejemplo actual de desvalorización profesional, lo constituyen las crecientes dificultades que han presentado para ingresar en los Hospitales, los estudiantes de quinto año de la carrera de medicina provenientes de la Universidad Bolivariana y que se han formado en la comunidad donde viven con la ayuda de profesores cubanos.

La más legítima aspiración es formar profesionales en una Venezuela socialista, que se interesen no sólo por lo que ganen, sino por lo que pueden aportar a la sociedad, con principios y valores acordes a una formación ético-socialista y con un humanismo extraordinario, que estudien y trabajen en la propia comunidad donde viven, rodeados de un marco social habitual, pero excepcional por las responsabilidades que trae consigo en las relaciones interpersonales, el conocer y que te conozcan.

Para desmontar la estructura de la educación procapitalista y llegar a los objetivos anteriormente planteados, es fundamental que el Estado dentro de su reforma educacional, también le conceda la atención que se merecen los maestros, educadores pioneros de la sociedad que pretendemos construir, ya que por sus manos pasamos en fila desordenada cuales diamantes en bruto los profesionales que constituimos el futuro de la patria, en la primera fase de nuestras vidas, cuando damos de manera errática los primeros pasos en este mundo, por tanto, sus enseñanzas dejan una huella imborrable en nuestra personalidad. "El maestro de niños debe ser sabio, ilustrado, filósofo y comunicativo, porque su oficio es formar hombres para la sociedad" planteaba el pedagogo Simón Rodríguez, el gran maestro del Libertador, entonces debemos tomar conciencia de cuan importante para el futuro de la patria son nuestros maestros.

  • Stumble This
  • Fav This With Technorati
  • Add To Del.icio.us
  • Digg This
  • Add To Facebook
  • Add To Yahoo